04 octubre 2014

ANÁLISIS | OlliOlli (PSVITA)


Teoricamente, después de realizar el repaso al universo de Tolkien en el ámbito de los videojuegos (Partes I y II), mi idea era el haber realizado mi análisis de 'La Tierra Media: Sombras de Mordor'. Sin embargo, por motivos personales (que me gusta más la fiesta que a un tonto un lapiz) voy a estar una semana alejado de mi hermosa Play Station 4, y por tanto, no voy a poder jugar lo suficiente al nuevo juego de Monolith como para poder dar mi opinión sobre él.

Por este motivo, he decidido lanzarme y realizar el análisis de otro juego, al que sin quererlo, he acabado por engancharme, y al que en los últimos días he dedicado la mayor parte de mi tiempo libre.
Y he de decir que OlliOlli, el indie de Roll 7, es uno de los juegos del año.


Llevaba ya bastante tiempo oyendo hablar del juego. La gente de AnaitGames y Eurogamer.es, que desde mi humilde y sureña opinión son los mejores en lo suyo, hablaba constantemente de OlliOlli, y de su capacidad para enganchar a cualquiera que lo probase. Así que, cuando hace apenas unos días, Roll 7, la desarrolladora del juego, anunció su secuela, decidí que era el momento de probar el original, que, además, está tirado de precio en Play Station Network. Y sí, el jodido engancha. Mucho.

Pero empecemos por el principio. OlliOlli es un juego de skate en scroll lateral lanzado en enero para PSVITA, aunque posteriormente, en julio, saldría también para PC, PS3 y PS4. Después de pedir consejo, fue la edición de la portátil de Sony la que escogí para probarlo, puesto que es la que mejor encaja con las mecánicas del juego. Al ser un 

A nivel jugable, el juego es, simple y llanamente, una delicia. Durante cada nivel, cortos pero con numerosos retos a cumplir, sólo tendremos que utilizar el stick izquierdo y el botón X. aunque la experiencia se complementa con los botones L y R.



Dependiendo de cómo giremos el stick, y de si lo coordinamos con los botones L o R, podremos realizar hasta 100 trucos distintos. Este sistema resulta sencillo y da muchas posibilidades sin complicarse. Sin embargo, más importante que realizar trucos, en OlliOlli lo realmente fundamental es la sincronización de la pulsación del botón X, que es el utilizado para aterrizar tras un truco correctamente, ya que si lo pulsamos demasiado pronto, cuando aún estamos lejos del suelo, no conseguiremos puntos. Y es que conseguir puntos es lo más importante del juego. Un simple truco más o un aterrizaje perfecto puede suponernos el superar o no los diversos desafíos de cada nivel.

Poco más se puede decir de la jugabilidad de OlliOlli,  y es la simplicidad del control es lo que hace grande al juego. Pero aunque sea fácil disfrutarlo, no es fácil ser bueno. Estamos ante un juego muy exigente, que nos obligará a repetir una y otra vez los niveles

A nivel gráfico, el estilo pixelado no destaca demasiado, aunque no necesita mucho más. Lo que sí es notable es lo bien recreados que están los trucos que podemos realizar y la fluidez con la que se enlazan entre ellos.

La música es otro de los puntos fuertes. La banda sonora, aunque escasa de temas, acompaña perfectamente a la acción y toca estilos muy variados, desde el dubstep al funky de ascensor.










CONCLUSIÓN: OlliOlli es divertido y accesible para cualquier jugador, aunque muy exigente si queremos alcanzar las mayores puntuaciones y superar todos los desafíos. Un control magistral acompañado por un apartado gráfico correcto y una banda sonora variada que cumple bastante bien.
Una pequeña joya que ningún jugador, en especial los poseedores de la portátil de Sony, debería perderse.



  • El control. Simple y directo, pero con una gran cantidad de posibilidades.
  • Es exigente, completar los desafíos que nos propone nos hará tener que emplearnos a fondo.
  • La música es pegadiza y acompaña al ritmo del juego.



  • Si no tienes demasiada coordinación, el juego se te hará muy dificil.
  • La estética pixelada, aunque correcta, no destaca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario