23 noviembre 2014

ANÁLISIS | Sonic BOOM: El Ascenso de Lyric (WiiU)


Por qué. SEGA. En serio. Qué necesidad había de esto. Sonic fue uno de los personajes que marcaron mi infancia "videojueguil" (¿Eso está bien dicho? Bueno, me da igual, este juego no se merece ni que me curre su análisis). 'Sonic Adventure' es uno de los títulos a los que más he jugado, tanto en su versión DX Director's Cut para PC como en su adaptación a PS3. No es el único título de la saga al que le he dedicado un gran número de horas. 'Sonic Adventure 2' y 3 para Game Boy Advance, 'Sonic Rush' para DS, en el caso de las portátiles de Nintendo, y 'Sonic Unleashed' y 'Generations' para PS3 son algunos de los juegos del erizo que más he disfrutado (Sí, incluso 'Unleashed', sus fases diurnas son una delicia).

Por este cierto cariño al personaje, me jode especialmente que SEGA lo maltrate como lo maltrata. Hemos llegado al punto en el que Nintendo, en su 'Smash Bros', ha demostrado tenerle más respeto a Sonic del que le tienen en su compañía.

Me duele más que a nadie tener que escribir esto, aunque más duele jugarlo. Os invito a continuar leyendo qué es lo que convierte a 'Sonic BOOM' en la muerte de uno de los personajes más míticos de los videojuegos.

Cuando se anunció el proyecto, los fans lloramos sangre. SEGA dejaba a su personaje más icónico en manos de estudios occidentales para que éstos realizasen dos juegos, uno para WiiU y otro para 3DS (De este no puedo decir nada, ya que ni lo he probado, aunque parece que el resultado no ha sido tan trágico) para que acompañasen a una serie de animación.

Lo primero que se nos presentó fue el nuevo aspecto de los personajes protagonistas. Un rediseño totalmente innecesario a la par que desafortunado. Amy y Tails son quizás los menos perjudicados por este cambio estético, aunque la pretendienta del erizo parezca ahora una pilingui mujer de la noche. El problema viene con los dos protagonistas más queridos (No, no hablo de Shadow, no se lo merece después de ese juego que sacó), Sonic y Knuckles. El erizo, que ahora tiene las piernas aún más largas que de costumbre, lleva una palestina marrón como diciendo, eh, miradme, llevo pañuelo, soy moderno [?]. Y Knuckes, en fin, ha pasado de ser el inepto Guardián de la Master Emerald a ser un tronista de 'Hombres, Mujeres y Viceversa', que siempre se olvida de hacer el día de piernas en el gimnasio. El clásico antagonista de la saga, el doctor Eggman (O Robotnik, en occidente) tampoco se libra de esta carnicería artística, aunque sale de ella menos perjudicado que de la del 'Sonic The Hedgehog' de 2006. Eso sí que fue un crimen.

¿Y quienes son los culpables de semejante tragedia? Pues Big Red Button. ¿No os suenan? A nadie le sonaban. Pero si os digo que el el estudio está compuesto por ex-trabajadores de Naughty Dog, eso debería tranquilizaros. Error. 'Sonic BOOM' es la prueba de que ya no trabajan en Naugthy Dog por un buen motivo.

Habiendo hablado ya de el polémico rediseño y de los responsables de éste, vamos a centrarnos en el juego en sí. 'Sonic BOOM' guarda ciertos parecidos con 'Sonic Heroes' en su jugabilidad, por aquello de permitirnos cambiar de personaje, en este caso entre cuatro y no entre tres, como el juego de PS2, y en que cada personaje tiene sus habilidades particulares. Pero aquí acaba el parecido, no esperéis ver ni un atisbo de la calidad de 'Sonic Heroes' (Que por otra parte tampoco era demasiada, no nos engañemos), ni del resto de mecánicas. De echo, este 'Sonic BOOM' se olvida de los niveles lineales que debíamos recorrer a toda velocidad para ofrecer unos escenarios ligeramente amplios, que podemos explorar y en los que deberemos resolver ciertos puzzles para avanzar, recordando ligeramente a las fases nocturnas de 'Sonic Unleashed', pero eliminando el factor plataformero y de hack n' slash que caracterizaban a los niveles protagonizados por el erizo-lobo del juego de 2008.

Sin embargo, el tamaño de los escenarios resulta limitado, con apenas elementos, los puzzles resultan, al igual que el resto del juego, extremadamente sencillos, y las situaciones que nos plantea acaban resultando practicamente idénticas durante toda la campaña del juego. Un punto positivo aquí, el modo principal, que presenta algunos personajes de la serie, así como a un nuevo villano, Lyric, que da nombre al juego, apenas dura unas 7-8 horas, depende de la prisa que nos demos en jugarlo. Y creédme, se agradece que dure tan poco. Es más, un par de horas de juego os sobrarán.


Técnicamente, y para no desentonar con el resto del juego, el título es bastante flojo. Ya hemos visto de lo que es capaz WiiU en títulos como 'Mario Kart 8', y 'Sonic BOOM' no sólo no saca partido a esta potencia, si no que le escupe a la cara. El diseño y animaciones de los personajes, ya he comentado que debería estar penado con cárcel, aunque algunos escenarios resultan bastante bonitos e imaginativos, pero no consiguen destacar por culpa del motor del juego. Al menos, el juego tiene un frame-rate bastante estable, y la experiencia no suele verse empañada por bugs (Bueno, la experiencia ya se empaña sola, no le hacen falta fallos). A nivel sonoro, las partíturas no son malas, y aunque no encontramos ningún tema pegadizo de los que caracterizan a los juegos de Sonic, acompañan bastante correctamente. Pero, y siempre hay un pero en 'Sonic BOOM', el juego llega a territorio español, por desgracia, doblado al castellano, manteniendo, en teoría el doblaje que escucharemos en la serie. Y duele. Duele tanto que desearéis que Sonic nunca hubiese abierto la boca. Eso sí, lo mejor que nos ofrece el juego viene con sus efectos de sonido, concretamente con el sonido que los personajes hacen cuando se ahogan (bueno, cuando tocan el agua), que parece grabado por el Dr. Zoiberg.





CONCLUSIÓN: 'Sonic BOOM' podría hacer honor a su título y que cada copia del juego explotase antes siquiera de introducirse en la consola. Nos habría ahorrado mucho sufrimiento. Si tenéis un mínimo de aprecio a la mascota de SEGA, o a vosotros mismos, manteneos alejados de este juego. Demostrad que tenéis más sentido común que SEGA.


  • Es corto, la tortura no dura demasiado.
  • El sonido de ahogamiento de los personajes.
  • La cantidad de memes y coñas que ha proporcionado para internet.
  • Que el Sonic Team no esté involucrado en esto. Igual el año que viene tenemos, por fin desde 2011, un juego del erizo en condiciones


  • El resto del juego.
  • SEGA. ¿De que vas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario