02 noviembre 2014

RESEÑA | Night Visions, de IMAGINE DRAGONS


Hace poco me fijé en el nombre de mi propio blog. Sí, es algo que normalmente la gente que tiene un blog hace, pero que yo no me había parado a pensar "Games, Grog and Rock N' Roll". El nombre se compone de tres cosas de las que abuso más de lo que debería; videojuegos, alcohol y música. 
Os he hablado de videojuegos, en ocasiones ebrio (os dejaré con la duda de si esto es cierto o no), solo me queda la música. Así que aquí estoy. 
Realmente no se como afrontar esto, nunca me había planteado realizar la reseña de un disco, quizá porque soy más de escucharla que de analizarla, o porque mis conocimientos musicales son nulos más allá de saber como tocar la flauta dulce. Sin embargo, voy a intentarlo, a ver que sale.
El por qué he decidido empezar con este disco en particular, tras el salto. 

Antes de nada, unos parrafos de Off-Topic, para explicar en qué situación descubrí a Imagine Dragons  y por qué Night Visions es importante para mí. Empezaré diciendo que mi educación musical ha sido cosa, en su plenitud, de mi hermano mayor. (Su blog aquí, publicidad gratis) El truhan, aparte de pestañas de mujer y barba de talibán, tiene una cantidad de conocimientos sobre grupos, cantantes y, en general, el mundillo de la música, que podría considerarse de enfermo mental. (Desde el buen sentido de la expresión "enfermo mental"). Durante años, él fue mi referente en cuanto a gustos musicales, lo que desde luego, agradezco a Dios (Jack Kirby). 

Pero la pubertad llegó, y aparte de un portentoso tupé, trajo consigo la búsqueda de mi propio estilo. Por supuesto no desprecio todas aquellas canciones que escuché hasta la saciedad siendo un mocoso, es más, mientras escribo estas lineas escucho 'Mirror, Mirror' de Blind Guardian, una de las herencias de esta infancia musical, y que es un puto temazo, joder.

Así que sin querer seguir la estela de mi hermano, y sin ningún otro referente, ¿Dónde encontrar ese estilo musical que yo buscaba? Por suerte, los videojuegos serían, una vez más, la solución a mis problemas. En 2010, 'Little Big Planet 2' de Media Mocule, el exclusivo plataformero de Play Station 3, incluyó, en su primer trailer, 'Sleepyhead' de Passion Pit (De los que ya hablaré otro día). Fue 'Sleepyhead' la que lo inició todo. Intentando encontrar otras alternativas a Passion Pit, ya que tenía Manners su único disco hasta la fecha escuchado hasta límites insospechados, me topé con 'I Need a Minute', de un grupo que, por aquel entonces, jamás pensé que llegaría donde está, Imagine Dragons.

Avancemos en el tiempo, unos dos años, hasta 2012. Para entonces yo ya me había olvidado de aquella canción, de 'I Need a Minute'. Mis preferencias musicales estaban a la deriva; los Passion Pit habían publicado Gossamer, su segundo álbum, que escuchaba en bucle, y aunque otro grupo acaparaba la memoria de mi móvil , Cobra Starship (Por influencia de mi hermano, para variar), estaba necesitado de algo más. Algo nuevo, joder. Y otra vez, los videojuegos me dieron la respuesta. 'Assassins Creed III' estaba al caer, y con su trailer de lanzamiento llegó a mis oidos 'Radioactive'. Imagine Dragons había llegado; tenía aquel recuerdo perezoso sobre la primera de sus canciones que había escuchado años atrás, pero no se parecía en nada a aquello.  Esa fuerza fue lo que los catapultó al éxito, a donde se encuentran ahora, siendo uno de los grupos más conocidos, y a la vez bien valorados del panorama internacional.





Vale, ahora sí, se acabó el Off-Topic, vamos al lío. Nigth Visions es el primer y , hasta el momento, único disco de estudio de Imagine Dragons. Formado en 2009 en Las Vegas, y con un anagrama por nombre (el nombre original era Ragged Amnesia), el grupo está compuesto, actualmente, por Dan Reynolds (voz principal, guitarra), Ben McKee (bajo, coros), Wayne Sermon (guitarra, coros, cello) y Daniel Platzman (batería, coros), siendo este último la más reciente incorporación, uniendose en 2011, mientras que Raynolds, Mckee y Sermon son miembros fundadores. 

La encargada de abrir Night Visions (podéis escuchar el álbum en una majísima playlist situada al final de la entrada) es la misma que los llevó al éxito. 'Radioactive' es percusión, sin lugar a dudas, es su base lo que le da la fuerza. Versos cortos, un estribillo pegadizo que incita a ser coreado y que dota de carácter a la canción. Un  arranque muy potente, pero que, desde luego, no marca ninguna pauta. 'Radioactive' es única, poco o nada se parece al resto del disco, y eso le da más valor. (Al final del texto la tenéis en directo, merece la pena solo por la percusión que incluyen antes del último estribillo y el solo de guitarra final de Wayne Sermon)

Tras 'Radioactive' llega 'Tiptoe', en lo que, a mi parecer, es un bajón. No destaca en ninguno de sus aspectos, y aunque es pegadiza, porque lo es, peca de monótona y poco inspirada.

'It's Time' es fácil de reconocer gracias a su caracteristica base, un sonido similar a un buzuki y que recuerda, por lo menos a mí, a música tradicional griega. Una melodía animada que acompaña a una letra positiva, en general, una canción notable que anima a ser canturreada.

Las dos siguientes, 'Demons' y 'On Top of the World' son antagónicas. Mientras que 'Demons' aprovecha la voz de Dan Reynolds para hacer llegar una letra íntima, pero cargada de fuerza, 'On Top of the World' se sirve del pegadizo ritmo, de las palmas y los silbidos para transmitir lo contrario, un mensaje optimista y, podría decirse incluso, "perroflautero".

'Amsterdan' y 'Hear Me' son bastante similares entre sí, y tienen en común con 'Tiptoe' esa monotonía, que, a pesar de un estribillo bastante pegadizo, hace que no logren transmitir esa energía que si transmiten las otras canciones del álbum.

La balada de turno es 'Every Night', con un ritmo más lento que el resto del disco. Otra bastante floja, que no llega a transmitir lo que se propone, a pesar de que la voz tan característica de Reynolds debería sentar especialmente a este tipo de canción.

'Bleeding Out' y 'Underdog' son muy diferentes entre sí, aunque sumándose a 'Hear Me', de la que antes he hablado, podrían considerarse de un estilo más cercano al electropop que al rock alternativo del resto del disco, por sus bases electronicas y sus sintetizadores. Pero como he dicho, ambas canciones no tienen nada en común; 'Bleeding Out' se sirve, una vez más, de la voz de Dan Reynolds, que, en esta ocasión, sí consigue destacar en un estribillo que derrocha fuerza, mientras que 'Underdog' es simplemente pegadiza y original, totalmente distinta a lo habiamos podido escuchar antes. Un pequeño paréntesis antes de la última canción del disco.

 'Nothing Left to Say / Rocks' cierra el disco. Aunque conste como una única pista, realmente son dos canciones, que vuelven a presentarse de forma antagónica. 'Nothing Left to Say' es una constante subida, que llega a su cénit es su tramo final, para finalmente estinguirse poco a poco.  Seis minutos y medio de canción, pero que consigue dejarnos con ganas de más. Su título parece una declaración de intenciones, "nada más que decir", hasta aquí Night Visions, Pero como ya he comentado, el disco guarda una última sorpresa, (que no lo es tanto, puesto que está también incluida en el título de la canción). Tras unos veinte segundos de silencio, comienza 'Rocks', la que realmente es la última canción del disco. Cambio totalmente de ritmo, que una vez más, como ya he dicho, se sirve de la contraposición a su predecesora. El banjo y los bongos, que le dan un toque realmente animado, y el pseudofalsete de Dan Reynolds ayuda a que esta conclusión suene fresca y positiva.




CONCLUSIÓN: Night Vision es, como poco, irregular. Destacan algunas canciones, como 'Radioactive', 'Demons'  o 'On Top of the World', sin embargo, otras tantas, como 'Amsterdam' o 'Hear Me', lastran el ritmo del álbum y crean una sensación de altibajos durante el tramo intermedio del disco, que finalmente consigue retomar la fuerza inicial con la genial 'Nothing Left to Say'. Un disco que debería entenderse como la búsqueda de un estilo propio por parte de Imagine Dragons, y que, esperemos, sea superado por el segundo trabajo de estudio de los de Las Vegas.



2 comentarios:

  1. Bieeeeeen, bieeeeeeen!! Joer, casi se me cae una lagrimilla con lo de "Mirror, mirror"

    Oye, pues para ser la primera te ha quedado bastante bien. Y estoy muy de acuerdo con casi todo (con todo no, que sabes que no soporto "On top of the world", pero creo que la culpa es de Callejeros Viajeros).

    A ver si el segundo consigue subir un poco el nivel, que de momento tiene buena pinta (si siguen la línea de todos estos singles que han sacado para diferentes películas/campañas yo estaré muncho contento)

    Ale, ahora a por la de Passion Pit

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, así me animo a hacer más.

      Eliminar