11 junio 2015

TRATA DE ARRANCARLO, SONY ANÁLISIS | Driveclub (PS4)















Uno de los grandes exclusivos de PlayStation 4, un titulo de conducción con gráficos de nueva generación que llevaría el nuevo hardware de Sony hasta el tope, y que además contaría con un factor social basado en comunidades que propondría retos en cada carrera y una competición entre jugadores continua. Por si fuera poco, el juego llegaría de manera gratuita, aunque limitado en ciertos aspectos, para todos los usuarios de PlyStation Plus.

Así se nos vendió la moto -o el coche, más bien- durante la presentación de la nueva consola de Sony con Driveclub, el nuevo juego de Evolution Studios, los británicos encargados de las sagas World Rally Championship -En PlayStation 2- y Motorstorm -En PlayStation 3-. Sin embargo, el juego tardó en salir mucho más de lo esperado, dejando de ser uno de los títulos de salida de PlayStation 4, y sus servidores no funcionaban, imposibilitando el juego online del título. Vamos, de llorar.

Hace relativamente poco (un par de semanas), me animé con Driveclub y le di una oportunidad, y ahora sí, con la gran mayoría de sus errores corregidos, es un titulo a tener en cuenta entre los poseedores de PlayStation 4, con, eso sí, sus puntos fuertes y flacos, como cualquier juego.

Arrancamos. -Perdón. Pero tenía que ponerlo-

07 junio 2015

Y SI NO, DESMIENTEMELOESPECIAL | 7 juegos que veremos (o no) en el E3 2015















¿No estáis emocionados por el E3? Yo la verdad es que sí, por raro que suene. Quedarme hasta las cinco de la mañana aguantando la chapa que dan unos señores trajeados solamente para poder ver unos pocos segundos de CGI anunciando un nuevo juego es una de las sensaciones más placenteras de mi vida. Sí, que vida más triste.

Pero sé que a todos os gustan los anuncios sorpresa, los golpes sobre la mesa, y por eso, aquí están mis predicciones de vidente de chichinabo, siete juegos que veremos anunciados en la feria de Los Ángeles.

Evidentemente, esto se basa en suposiciones, y deseos propios, y si alguna de estas predicciones llegase a cumplirse, sería pura casualidad. O no. Quién sabe.